Brazos abiertos al continente africano

Fruto del convenio de colaboración con el Colegio Oficial de Médicos de Cantabria, dos profesionales del continente africano, Benin, un anestesista y un cirujano, fueron acogidos en el Hospital Santa Clotilde durante el mes de mayo.

thumb BENIN

 

Ambos ya contaban con una vinculación con el centro, al trabajar en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios en Tanguietá. Dos ejemplos diferentes, Basile Titibi anestesista de 57 años y René Gayito de 28, cirujano formado en la Facultad de Ciencias de Sanidad de Cotonú, realizaron un curso de actualización en los Hospitales Marqués de Valdecilla de Santander y Sierrallana de Torrelavega, además de que el primero también colaboró en las labores quirúrgicas en Santa Clotilde.

El tiempo, según han reconocido, "se pasó volando". Eligieron España y en concreto Santander, después de que en ocasiones anteriores realizaran una experiencia similar en Italia, en Roma y Milán. Basile, con la experiencia por bandera pese a algunas carencias en su formación que intenta corregir sin desmayo con este tipo de iniciativas, no duda en destacar la gran acogida "tanto del director -Andrés Muñoz-, como de todo el equipo de dirección y los propios trabajadores, con una hospitalidad que nunca olvidaré", dice convencido.

 La posibilidad de compatibilizar formación, como clases prácticas, enriquece esta experiencia que supone, para ambos, su descubrimiento de España. Para René, con toda la carrera por delante, esta oportunidad es "impagable" y se le iluminan los ojos cuando relata las principales diferencias que ha encontrado con su entorno habitual en Benin. "La diferencia es abismal, de tecnología, de previsión y también de los propios profesionales, por el mayor número de médicos, de cirujanos y mucho más jóvenes que en África".

La integración para ellos no ha supuesto ningún escollo  pese al idioma, al expresarse en inglés o francés y no descartan repetir en un futuro la experiencia que ha sido "muy provechosa, pese a tratarse tan solo de un mes" y que han intentado aprovechar al máximo, también desde el punto de vista personal "para conocer nuevos mundos y nuevas personas".